Definición ABC » General » Esperanza

+

Definición de Esperanza



esperanza La esperanza se define como uno de los sentimientos más positivos y constructivos que puede experimentar un ser humano. La esperanza es aquel sentir que hace que un individuo construya hacia un futuro cercano o lejano una situación de mejoría o de bienestar. Es decir, la persona dispone de total confianza al respecto que ocurrirá o sucederá aquello que espera. Para que tal sentimiento se haga presente, la persona debe contar con una actitud optimista, volviéndose entonces la esperanza en algo mejor, algo que por el contrario será muy difícil de sentir en casos de depresión, angustia o ansiedad.

A diferencia del optimismo, la esperanza es un tipo de sensación que surge generalmente ante situaciones determinadas y específicas, mientras que el optimismo es más bien una actitud constante hacia el modo en que se desarrollan los eventos en la vida de cada uno. La esperanza puede aparecer y desaparecer de acuerdo a las circunstancias y, al mismo tiempo que nos consideramos esperanzados sobre la resolución de un tema particular, podemos no sentir lo mismo cuando las circunstancias cambian. La esperanza es entonces descripta como un estado de ánimo y no como una actitud hacia la vida, aunque ambas cosas (la esperanza y el optimismo) pueden complementarse.

Desde un punto de vista religioso, la esperanza no es simplemente un estado de ánimo, sino además es una de las tres virtudes teologales que postula la religión católica que, junto a la fe y a la caridad o al amor, han sido entregadas por Dios al ser humano para que este sea su reflejo en la Tierra. Aquí, la esperanza deja de ser una sensación física de alegría o de satisfacción para transformarse en una gracia que todos debemos reconocer en nuestro fuero íntimo y poner al servicio de la construcción de un mejor mañana.

Uno de los teólogos y filósofos católicos más importantes de la historia, Santo Tomás de Aquino la ha definido como aquella virtud que predispone y capacita al individuo de confianza y entonces tendrá plena certeza que podrá lograr la vida eterna que Dios le ha prometido.
Vale destacarse también que estas tres virtudes teologales junto a las virtudes cardinales de la templanza, justicia, fortaleza y prudencia conforman una unidad que define idealmente al hombre cristiano.
En este sentido la contracara de la esperanza será la desesperación que no solamente implicará la ausencia de esperanza sino también el sentimiento de enojo y de cólera, o sea, no hay esperanza y el estado se acompaña de enojo.

La esperanza también puede ser encarada desde un punto de vista irreal o de fantasía. Esto sucede cuando estamos en presencia de personas que desarrollan un alto nivel de falsas esperanzas para manejarse en su vida cotidiana. Estas falsas esperanzas suelen caracterizarse por la falta de realidad o por no poder ser aplicables en la vida de todos los días, lo cual puede fácilmente llevar a la persona a sufrir todo tipo de desengaños, sorpresas y decepciones. También hay individuo que desencadenan en otros, por sus acciones y comportamientos, falsas esperanzas que por supuesto al descubrirse sumirán a la persona que depositó su confianza en él en un estado de decepción.

En tanto, podemos encontrarnos con el concepto de esperanza integrando otro importante concepto de nuestro idioma y que presenta un uso extendido, tal es el caso de esperanza de vida.
Se llamará a así a la media de cantidad de años que vive una población total durante cierto período de tiempo. Cabe destacarse que se realiza una distinción por género, es decir, se miden separadamente los sexos, femenino y masculino, para claro, obtener una información concreta en función de la cantidad de años que vive cada sexo.

La esperanza de vida estará también influenciada por factores como ser la higiene que se práctica, la calidad de la atención sanitaria, guerras, entre otros.
La medición efectuada en el año 2010 arrojó que la esperanza de vida es de entre 69 y 64 años, aunque, la misma suele variar sustancialmente en función del lugar del planeta que se observe, porque por ejemplo en América del Norte y Europa es de casi 73 años y en el continente africano de nada más que 55 años.

Y Esperanza también es un nombre propio correspondiente al género femenino. Dispone de un origen latino y significa justamente el deseo que llegue un futuro mejor.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Esperanza