Definición ABC » General » Envidia

+

Definición de Envidia

La envidia es uno de los sentimientos que más comúnmente sienten los seres humanos, podríamos decir que el mismo tiene un costado negativo, que es sin dudas el más conocido, pero también el concepto dispone de otro sentido que resulta ser más afable.

Disgusto y desazón que en alguien generan las posesiones ajenas

La envidia supone, por un lado, la tristeza airada o el disgusto profundo que alguien siente al apreciar el bien ajeno, o en su defecto, por el cariño y la estimación que otros disfrutan y uno no la tiene, pero por otro lado también refiere a aquel deseo honesto de emular alguna cualidad destacada o algún bien que otro posee y que por supuesto uno no dispone.

Deseo honesto de poseer alguna cualidad o bien que otro posee

Ahora bien, en este último caso no hay un rencor, un celo, rabia o tirria grande como ocurre con el sentido más difundido del concepto de envidia, sino más bien todo lo opuesto, pudiendo hablar de una sana envidia por aquello que el otro tiene pero nosotros no.

Aplicaciones del concepto

A Laura se le despertó la envidia cuando nació su hermano menor y toda la atención de sus padres recaía en él. Realmente envidio tu habilidad en la cocina.”
En el primer ejemplo, claramente, la niña sentirá una profunda desazón por su hermano y ello puede llevarla a desarrollar un comportamiento desagradable y hasta violento para con su hermano a quien le tiene envidia por haberle quitado el lugar de única hija; mientras que en el segundo ejemplo estamos ante una envidia que no implica rencor sino más bien el deseo de poder ser tan bueno en algo, como la cocina, como lo es en efecto otra persona.

Causas

Entonces, la envidia es desatada por dos situaciones bien concretas, ya sea por la escasez de objetos materiales o porque los mismos son muy difíciles de lograr, por tanto, aquellos que son poseedores de esos bienes tan preciados suelen despertar en quienes no los tienen y los quieren, la envidia, la cual podrá ser “sana”, es decir, será expresada pero sin ningún tipo de rencor y con la esperanza de en algún momento poder ser poseedores de los mismos bienes que se desean, o en su defecto, mala, en este caso no existe la mencionada esperanza de alguna vez poseer el bien que se desea y además se le desea que a quien lo posea le vaya cada vez peor, o sea hay una mala intención acompañando siempre.

Pecado capital para el cristianismo

En el ámbito de la religión, más precisamente en el Catolicismo, la envidia es considerada uno de los siete pecados capitales en los cuales el hombre podrá incurrir, ya que la misma per se implica otros pecados; por ejemplo, que el envidioso desee tener algo a costa de desearle al otro que le vaya mal o de privar a otra persona de tal o cual posesión es muy mal visto por la religión cristiana. Por supuesto, esta situación, siempre, generará en la otra persona infelicidad y dolor y esto para el cristianismo es inaceptable.

La psicología sostiene respecto de la envidia que es un sentimiento que habitualmente es negado ante uno mismo y ante terceros por la persona que lo experimenta. Normalmente, lo que hace el envidioso es ocultar su envidia por algo, porque claro, admitirla sería admitir también una carencia y además por otra parte en la consideración social la persona envidiosa es mal vista y no tiene buena reputación.

Características del envisioso/a

Por caso, se llamará como envidioso/a a aquella persona que manifiesta este sentimiento que recién describíamos.

Primeramente, el envidioso cuando ve el objeto de su deseo en otras manos siente tristeza por no poder tenerlo el, luego se desarrollará la rabia y la ira que en muchas ocasiones puede llevarlo a desarrollar conductas impropias, malas y agresivas.

Otra característica para reconocerlo es que se lo ve frustrado cuando aprecia que los demás progresan en algo y él no puede hacerlo. Y por supuesto suele presentar una bajísima autoestima que la ocultará debajo de una coraza que dice nada me importa que tú lo tengas y yo no, cuando en realidad no es así.

También es común que el envidioso desprecie aquellas cualidades o bienes que desea de otros, atribuyendo que los dispone porque se los regalaron o los heredó y no porque se ha esforzado para lograrlos.
O bien si se trata de la envidia de alguna cuestión física suele minimizarla a la misma y rescatar alguna imperfección para que no se vea como perfecta a la persona.

 
 
 
Temas en Envidia
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48493 fans
  • Twitter
    2246
  • Google
    327
  •