Definición ABC » General » Disfunción

+

Definición de Disfunción



disfuncion

Una disfunción es el desarreglo o alteración en el funcionamiento de un sistema u organismo predeterminado en una o más operaciones que le correspondan. Este término se emplea en diversos campos de estudio que lo vinculan a esta noción pero en todos los casos implica un grado de anormalidad en el cumplimiento de una expectativa, en ocasiones técnica o científica, y en ocasiones social o psicológica.

Para la ciencia, por ejemplo, una disfunción es una alteración más o menos predecible en un sistema dado. Existen múltiples tipos de disfunciones, algunas asociadas con disciplinas tecnológicas, otras científicas y, específicamente, de salud. Las comúnmente conocidas “disfunciones sexuales” son enfermedades, patologías o dificultades que intervienen durante cualquier etapa del acto sexual (deseo, excitación, orgasmo), conllevando una alteración de la actividad sexual normal. Una de las más conocidas disfunciones de este tipo es la eréctil, que afecta el correcto funcionamiento del miembro viril masculino y que puede estar ligada a múltiples causas, incluso psicológicas.

En este mismo sentido, los conceptos de “disfunción” e “insuficiencia” de un órgano o sistema han empezado a ser homologados, en especial a partir de la mayor difusión del inglés como idioma de las ciencias de la salud, en el cual el vocablo “failure” admite las 2 acepciones. Por consiguiente, hoy hablamos de disfunción o de insuficiencia renal casi como sinónimos. Un caso particular corresponde al llamado síndrome de disfunción orgánica múltiple (en la jerga médica, también se lo llama fallo multiorgánico), en el cual, como consecuencia de una agresión grave (infecciones generalizadas, politraumatismos) se produce una disfunción de casi la totalidad de los órganos y sistemas, con un muy elevado riesgo de mortalidad a corto plazo o de secuelas a largo plazo.

Por otra parte, en las ciencias sociales y, más precisamente, la psicología, una disfunción es una abnormalidad. Para esta ciencia el criterio respecto de qué es anormal varía y depende, por ejemplo, de cuestiones morales, de la capacidad del objeto de estudio en cuestión de generar un desorden o alteración en el sistema establecido, de la desviación de las normas sociales, de la infrecuencia con que ocurre dicha disfunción. Los análisis de estas distintas variables pueden llevar al profesional de esta área a determinar, por ejemplo, si el paciente presenta algún tipo de enfermedad mental. En ocasiones se habla de “grupos disfuncionales”; el caso característico corresponde a una familia en su conjunto, la cual adopta conductas consideradas anormales que influyen unas con otras para generar un entorno de desequilibrio.

Para la sociología, por otro lado, la disfunción puede estar dada por todos los múltiples factores que en una sociedad pueden contribuir a la ruptura del orden institucional. Una disfunción social es la irrupción de actores que atentan contra el sistema o elementos que el sistema no ha contemplado debidamente y que, en consecuencia, afectan el correcto funcionamiento de éste. Por extensión, algunos expertos mencionan como elementos de disfunción social a los grupos minoritarios violentos, a los fundamentalistas o a la delincuencia en general.

Finalmente, la idea de disfunción se ha incorporado paulatinamente al mundo informático, casi por analogía a las ciencias de la salud. Un equipo disfuncional es aquel que se ha convertido en obsoleto pese a formar parte de una red, o bien ha sido sometido a ataques de software malintencionado.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"