Definición ABC » General » Deserción

+

Definición de Deserción

La palabra deserción proviene del verbo desertar que significa abandonar o dejar de hacer algo que se venía realizando en algún plano o contexto.

Abandonar o dejar de hacer algo

El término es utilizado principalmente en dos ámbitos institucionales que tienen ambos que ver con el cumplimiento de una tarea que lleva varias etapas o momentos: una de estas instituciones es el ejército y la otra es la escuela.

Deserción militar: abandonar el ejército o no cumplir con el servicio militar tal como está previsto

En cualquiera de los dos casos la deserción es comprendida como un fenómeno negativo aunque en el caso del ejército tiene un sentido mucho más relacionado con el delito y en el caso de la escuela se suele entender como una problemática social de dura solución.

Cuando hablamos de deserción en el ámbito militar, estamos haciendo referencia a algo que es considerado en la mayoría de los casos como un delito.

Básicamente este tipo de deserción consiste en no cumplir con el servicio militar obligatorio o abandonar el ejército, cualquiera sea el rango que se tenga.

Un acto cobarde y punible

Esto es así ya que el individuo que abandona la institución una vez habiendo terminado su carrera y ya pudiendo ejercer su actividad es visto como alguien que no desea defender o servir a la Patria a la que pertenece.

Por lo tanto, este acto es visto como una cobardía y considerado un delito muy grave a nivel institucional.

Dependiendo del lugar y de la legislación que cada ejército nacional o local mantenga, la deserción puede estar penada con los castigos más graves, incluso suponer la pena de muerte si el país en cuestión todavía mantiene esta forma de castigo.

El desertor, como se llama a la persona que asume este comportamiento, también puede ser mandado a la cárcel como castigo por su accionar.

Es común que los desertores, una vez que toman esta decisión, abandonen su país de origen y se refugien en otros para evitar los duros castigos que como ya dijimos tiene prevista esta acción.

Es importante señalar que de acuerdo a esta acepción de la palabra, la deserción es el resultado de una decisión personal individual.

Deserción escolar: abandono de la escuela primaria o secundaria por causas normalmente socioeconómicas desfavorables

En el caso de la deserción escolar, estamos hablando de un problema más profundo ya que si bien también parte de la decisión individual que cada alumno hace, recién podemos hablar de deserción cuando el número de estudiantes que abandonan los estudios comienza a ser significativo sobre el total de alumnos inscriptos.

Así, que una persona sola abandone sus estudios no es considerado necesariamente deserción escolar.

Se cree que en la mayoría de los casos las altas tasas de deserción escolar se deben a problemáticas sociales relacionadas con la pobreza, la miseria, la falta de expectativas, el desempleo, el sobre empleo (que impide a las personas adultas terminar sus estudios), la imposibilidad de pensar un futuro mejor, etc.

La deserción se da en la etapa primaria y en la secundaria, en tanto, cuando ocurre en la primera la situación es más grave y difícil de revertir.

Ahora bien, un niño no deja de ir a la escuela de un día al otro y por una única razón sino que son varios los factores que confluyen para que eso suceda finalmente.

Un contexto en el que prevalecen las carencias, la falta de contención y de apoyo familiar que privilegie y anime el ir a la escuela a estudiar y lo identifique como medio de superación personal, las dificultades que impidan cumplir con las obligaciones escolares, las malas notas, problemas con el grupo de pares, son algunas de las causías más frecuentes de la deserción escolar.

Soluciones: políticas públicas que mejoren los contenidos y contengan a la población más desfavorecida

Todas estas causas no son de fácil resolución y muchas veces conllevan un profundo y arduo trabajo de los responsables de las áreas de educación que lleva mucho tiempo y años antes de dar los primeros resultados positivos.

Indudablemente esta problemática de la deserción escolar es un auténtico desafío a afrontar y resolver por parte de aquellos países que la sufren, mayormente aquellos en vías de desarrollo o que disponen de altos índices de pobreza.

Existen diversas políticas públicas que pueden implementarse para promover la integración e incentivar a aquellos que deciden dejar la escuela porque no encuentran atractivos los contenidos o porque sus contextos tan desfavorecidos no le despiertan aspiraciones de progreso para el mañana.

Ahora bien, debemos decir que esas políticas deben ir acompañadas de otras tantas tendientes a mejorar las condiciones socioeconómicas de las clases más desprotegidas, que son justamente las que más se alejan de la escuela, y vale decir que paradójicamente son las que más la necesitan porque la instrucción es la gran proveedora de posibilidades de lograr un futuro mejor y superador.

 
 
 
Temas en Deserción
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48624 fans
  • Twitter
    2275
  • Google
    381
  •