Definición ABC » General » Coordinación

+

Definición de Coordinación



coordinacion Entendemos por coordinación a la acción de coordinar, de poner a trabajar en conjunto diferentes elementos en pos de obtener un resultado específico para una acción conjunta. Todo aquel individuo u objeto que cumple el rol de coordinador en una situación determinada, tiene como tarea principal la de planificar, organizar y ordenar las diversas tareas de quienes formarán parte de un proceso con el fin de generar ciertos resultados y, consiguientemente, triunfar en las metas establecidas. La coordinación puede darse de manera voluntaria y planificada, como así también de modo inesperado y espontáneo de acuerdo a cada situación específica.

La capacidad de coordinación se hace visible en numerosos aspectos de la vida humana, así como también en la naturaleza. Sin dudas, términos como este nos hacen imaginar primordialmente espacios empresariales y profesionales en los que es de suma importancia lograr una adecuada coordinación entre las diferentes partes que forman la institución o compañía (por ejemplo, la parte administrativa con la contable, la artística, la de publicidad, la de planificación, etc) para lograr una performance satisfactoria.

Sin embargo, la coordinación puede darse en infinidad de situaciones y espacios ya que puede tener diversos tipos de fines, metodologías, recursos y sistemas de organización. Tal es así que podemos encontrar ejemplos de coordinación cuando dos personas escriben un discurso de manera conjunta, cuando se encuentran en un bar, cuando deciden participar de alguna actividad social, etc. Esto es así porque la coordinación implica la puesta en marcha de actitudes, tareas y actividades de manera tal que se pueda lograr un objetivo común y beneficiador para ambas partes.

La coordinación, además, es visible no sólo a nivel individual, sino también a nivel social. En este sentido, es una regla casi inherente a las sociedades el trabajo en común y la organización conjunta de proyectos de variado tipo. La creación de instituciones y sociedades civiles, el desarrollo de planes de trabajo, la organización social, son todos ejemplos de coordinación del ser humano.

Coordinación muscular

La coordinación muscular o motora, como también se la denomina, es un concepto que se emplea con asiduidad para dar cuenta de la capacidad que disponen los músculos esqueléticos de nuestro cuerpo a la hora de sincronizarse efectivamente siguiendo determinados parámetros de movimiento y de trayectoria.

Vale destacarse que los movimientos suceden de modo eficiente y por contracción coordinada de nuestra musculatura y del resto de los elementos que integran nuestras extremidades.
En tanto, es el cerebelo el encargado de regular la información que llega desde el cuerpo. La coordina con estímulos que proceden del cerebro y eso es lo que nos permite a los seres humanos desplegar movimientos precisos y finos. También, al cerebelo le cabe la regulación del tono muscular.

Siempre, para concretar un movimiento necesitaremos de un grupo muscular, en tanto, el mismo deberá de presentar una velocidad e intensidad dada para concretar tal o cual acción. Entonces, será necesario en un principio aprenderlos y automatizarlos y luego la regulación del cerebelo.

Existen varios tipos de coordinación: dinámica general (permite andar en cuatro patas), oculomanual (facilita el lanzamiento de objetos) y bimanual (permite la escritura a máquina o la interpretación de un instrumento musical).

Sin querer convertir esto en una cuestión de género es importante destacar que sí existen diferencias a nivel género en lo que respecta a la coordinación que cada género manifiesta. Así, las mujeres se destacan con una mayor eficacia en lo concerniente a tareas manuales y de precisión mientras que los hombres son más precisos a la hora de desplegar habilidades motoras que están dirigidas a un blanco, como puede ser lanzar una pelota o interceptar un proyectil.

Nos podremos encontrar con diversas patologías en materia de coordinación muscular. Por ejemplo, un porcentaje que se acerca al 10 % de los niños que se hallan en edad escolar presentan trastornos en su desarrollo de coordinación motriz, siendo entonces común verlos que tropiezan con sus propios pies, que chocan contra otros, que no pueden sostener objetos o que caminan con inestabilidad.

También está la ataxia que es una patología de coordinación común que viene acompañada de complicaciones en materia de marcha y de equilibrio. Normalmente esta genera movimientos desordenados y dificulta los movimientos rápidos.

Asimismo las personas que presentan enfermedades mentales suelen presentar inconvenientes a la hora de la coordinación.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"