Definición ABC » General » Contexto

+

Definición de Contexto



contexto El término de contexto es ampliamente utilizado en nuestra lengua y nos permite referir a todo aquello que rodea tanto física como simbólicamente a un evento o acontecimiento, en tanto, es ello lo que nos permite interpretar y comprender un hecho dado, ya sea su contexto simbólico o material.

Mientras tanto, el contexto se haya conformado por un conjunto de situaciones, fenómenos y circunstancias que se combinan en un momento y lugar específico de la historia y que tienen evidentes consecuencias sobre los sucesos que toman lugar dentro de sus límites espacio-temporales, además de permitirnos la comprensión eficaz del mensaje. Si bien su definición puede tornarse complicada por tratarse de un concepto extremadamente abstracto, lo central de esta palabra es que supone la especificidad de los fenómenos ya que los mismos se han combinado de modo único e irrepetible para tener influencia en lo que en él pasa.

La noción de contexto está típicamente asociada a las ciencias sociales en las cuales los fenómenos de tipo histórico, sociales, económicos, psicológicos o antropológicos no pueden ser completamente aislados del medio en el cual se dan o se dieron, que es lo mismo a decir que no pueden ser comprendidos sin tener en cuenta el contexto en el cual se produjeron. En este sentido, arriesgar esa posibilidad de comprensión aislada implicaría no contemplar todos los elementos que ejercen influencia sobre el fenómeno o situación en sí, logrando entonces un análisis sesgado o incompleto y en muchas situaciones erróneo.

En cambio, tal situación puede no siempre estar presente en las ciencias naturales o matemáticas en las cuales los elementos estudiados pueden ser analizados en condiciones de aislamiento (tales como las que se reproducen en un laboratorio).

Las circunstancias que forman cada tipo de contexto son por lo general muy específicas y si bien pueden repetirse en otros momentos o lugares, es casi imposible que todas ellas se agrupen del mismo modo, que tengan el mismo lugar o importancia que en otros casos, y también, que generen exactamente los mismos resultados. El contexto entonces debe ser analizado cuidadosamente como una realidad altamente específica y no comparable a otras en la cual los fenómenos que se suceden están profundamente influidos y determinados.

La acción de contextualizar implica entonces poner ‘en contexto’ una situación que es recibida de manera aislada y separada de todos aquellos elementos que la rodean y que influyen sobre ella. Así, es normal utilizar esta frase cuando se analiza una fuente o un documento que nos llega de manera aislada pero cuyo significado es el resultado de un momento y espacio específicos.

Muchos acontecimientos que se han producido a lo largo de la historia de la humanidad no podrían comprenderse, explicarse sin su correspondiente contexto, es decir, si no se menciona el contexto en el cual se produjeron y que en la mayoría de los casos ha sido el mismo el que ha dado paso a la sucesión de los mismos difícilmente lo podamos comprender.

Por ejemplo, la Revolución Francesa, uno de los acontecimientos sociales y políticos más trascendentes de la historia y que tantas consecuencias generó no podría explicarse sin el correspondiente contexto en el que se produjo: con un régimen monárquico imperante que no coincidía por la rigidez que emanaba con un escenario de cambios; la aparición de un nuevo segmento social como fue la burguesía, que ostentaba un importante poder económico pero a la que se le esquivaban derechos políticos y entonces empezó a demandarlos más férreamente; las clases populares empezaron a manifestar su descontento popular frente su empobrecimiento y ante los gastos desmedidos por parte de la monarquía; la difusión de las ideas de la Ilustración que justamente planteaban el camino hacia una nueva forma de gobierno más participativa; la crisis económica que devino de una mala cosecha agrícola.

La importancia del contexto en la comunicación

Muchas veces se pasa por alto su análisis pero el contexto es una cuestión que siempre debe ser considerada cuando se habla con otro individuo porque a las diferencias culturales que puedan existir entre los interlocutores también le tendremos que sumar las variantes en una misma lengua y los usos y costumbres. Por ejemplo, en alguna cultura es habitual que la gente se salude con un beso en la mejilla aunque no se conozca y en otras tal hecho puede ser considerado como un exceso de confianza.

Algo parecido puede suceder con la propia lengua, por ejemplo, en una determinada clase social pueden utilizarse determinadas palabras o códigos que fuera de ella y en otra clase pueden resultar ofensivos o inapropiados.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"