Definición ABC » General » Conciliación

+

Definición de Conciliación



Se denomina conciliación al acuerdo entre dos posturas que estuvieron encontradas en el pasado. Las relaciones interpersonales que se derivan de la convivencia social acarrean conflictos en numerosas oportunidades. La permanencia en sociedad requiere que se busquen y se asuman continuamente actitudes y posturas que sean convenientes y beneficiosas para todas las partes que intervienen. De hecho, puede afirmarse con seguridad que la inteligencia emocional consiste en dirimir con facilidad estos conflictos.

Existen representaciones jurídicas de estas circunstancias. Por ejemplo, es posible arribar a una conciliación mediante una sentencia que concluye un proceso judicial. En este caso, el tercero que arbitra entre las partes es el juez, que debe homologar lo acordado por estas en un contexto legal. Incluso, en algunos ordenamientos jurídicos es obligatorio intentar llegar a un acuerdo antes de encarar algún tipo de litigio. Esta modalidad específica es típica de circunstancias de índole no penal, como ocurre en algunas naciones con el fuero laboral o algunas formas de juicios civiles, en especial en el caso de divorcios o acuerdos entre ex miembros de una pareja por la cuota alimentaria de los descendientes.

Por supuesto, también es posible que la solución de conflictos se realice de modo extrajudicial. Este tipo de arreglo evita los problemas de recurrir a instancias más formales. Así, en estos casos el papel de árbitro puede ejercerlo cualquiera y el acuerdo puede considerarse una transacción. Esta variante de concordancia entre privados resulta óptima para la minimización de costos y el ahorro de tiempos, que, para el sistema de justicia, pueden resultar inapropiadamente prolongados.

El hecho de lograr una conciliación suele ser el tema central de las religiones más importantes o extendidas. De hecho, el término religión proviene del latín religāre que significa unir o atar. En efecto, si comparamos a las expresiones religiosas más relevantes veremos que uno de los tópicos recurrentes es el problema de la división entre los seres humanos, que en algún punto parece imposible de resolver completamente mediante medios humanos. Según estas expresiones de fe, esta situación conflictiva sólo puede resolverse mediante la intervención del accionar de lo divino. En efecto, la conciliación y el perdón forman parte de los preceptos de las grandes religiones monoteístas (cristianos, judíos y musulmanes), pero también de otros sistemas filosóficos y religiosos de vida, como los profesados en muchas naciones de Oriente, incluidos el hinduismo, el taoísmo, el confusionismo y muchos credos politeístas.

Además de los problemas entre personas que deban buscar una solución que integre posturas, lo cierto es que también es necesario lograr una conciliación interna entre distintas apetencias que, a menudo, se encuentran contrapuestas, es decir una conseguir una conciliación del individuo consigo mismo. Así, es importante para cada sujeto buscar puntos intermedios entre todas sus aspiraciones para que estas puedan concretarse. En este fundamento se han elaborado distintas teorías acerca del conflicto entre los componentes que dan lugar a la personalidad. Así, mientras que las pulsiones instintivas dedicadas a satisfacer las necesidades primarias y hasta primitivas (el “ello” en la concepción del psicoanálisis) se anteponen las demandas sociales destinadas a asegurar una convivencia (el “superyo”). En términos simplificados, su interacción con fines de conciliación, surge la real personalidad del individuo (el “yo”).

Finalmente, el concepto de conciliación es aplicable también en el ámbito de las ciencias políticas. Cuando bandos o partidos inicialmente irreconciliables intentan lograr una solución unificada de los conflictos, es posible evitar guerras o enfrentamientos fronterizos entre países o incluso entre facciones internas de una misma nación. Las conciliaciones se logran ya sea mediante el diálogo entre delegados o representantes de cada uno de los bandos o con la colaboración de un mediador externo, generalmente elegido en el marco del acuerdo entre ambas partes.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Conciliación