Definición ABC » General » Colores Complementarios

+

Definición de Colores Complementarios

Los colores primarios son el azul, el rojo y el amarillo. Mezclando los primarios es posible obtener colores secundarios. Así, la mezcla del rojo y el azul produce un violeta, un azul y un amarillo crea un verde y el amarillo con el rojo forma un naranja. Todas estas gamas de colores se plasman en un círculo cromático, que va desde el rojo hasta el violeta de una forma progresiva.

Así, un color complementario es aquel que en el círculo cromático se encuentra enfrente de otro color. De esta manera, el color complementario del rojo es el verde, el complementario del azul es el naranja y el violeta es el complementario del amarillo.

La utilidad de los colores complementarios

En el círculo cromático están los colores primarios y secundarios y en dicho círculo es posible comprobar la complementariedad de cada uno de ellos. Esto sirve para conocer la armonía y el contraste entre las distintas tonalidades.

Si dos colores complementarios aparecen combinados en una pintura, dicha combinación produce un impacto visual intenso, ya que ambos colores son opuestos. De esta manera, en una ilustración donde aparezca el rojo y su complementario el verde, la imagen resultante tiene un contraste evidente. Lo mismo sucedería en una imagen en la que el azul y el naranja fueran predominantes.

Un análisis del círculo cromático

El orden de los colores en un círculo cromático no es aleatorio. Así, cada color tiene enfrente un color opuesto, que podríamos denominar como "su enemigo". El conocimiento de la complementariedad de los colores es esencial para cualquier actividad creativa, pues hay que tener en cuenta que dos colores complementarios mezclados supondrían formar un color que no existe en la naturaleza, lo cual produciría en nuestro cerebro un rechazo.

En la jerga de los pintores cuando dos colores complementarios se mezclan se habla de un color sucio

Supongamos que mezcláramos un amarillo con un añil con la misma proporción de pintura. Se obtendría una especie de marrón y su aparición provocaría un rechazo en el cerebro del observador. Por lo tanto, el conocimiento del círculo cromático es muy útil para no combinar colores de manera inadecuada.

Sin embargo, si los colores complementarios se mezclan de forma moderada, el resultado final puede ser satisfactorio (para que esto sea posible hay que medir correctamente la proporción de ambos colores). De esta manera, si al amarillo se le añade un poco de añil, se obtiene un amarillo más apagado.

En síntesis, los colores complementarios se llevan mal cuando se mezclan en la misma proporción, pero son compatibles y generan armonía cuando se mezclan de forma correcta y en la proporción idónea.

Fotos: Fotolia - darsi / carlosgardel

 
 
 
Temas en Colores Complementarios
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48624 fans
  • Twitter
    2274
  • Google
    381
  •