Definición ABC » General » Cinismo

+

Definición de Cinismo



La palabra cinismo la empleamos en nuestro idioma para expresar un comportamiento que solemos presentar los seres humanos y que se caracteriza por la falta de vergüenza que presenta un individuo al mentir sobre algo o bien el descaro que dispone al asumirse como defensor de alguien o algo que manifiesta un comportamiento ciertamente reprochable desde la moral o las buenas costumbres.

Es decir, el cinismo es precisamente defender a ultranza acciones y comportamientos que son absolutamente condenables y despreciables, ya sea, porque afectan la sensibilidad de alguien o bien porque se entrometen de modo inoportuno con algún tema sensible.

En tanto, entre los sinónimos más corrientes que aplicamos sobre este concepto se cuenta el de desvergüenza, que justamente permite expresar la falta de vergüenza de alguien, mientras que la palabra antagónica a la que nos ocupa es la de sinceridad que implica la ausencia de mentira o el no fingimiento en la acción y pensamientos.

Si bien el indicado es el uso actual y más recurrente que le atribuimos a esta palabra hoy, hace muchos siglos atrás, más precisamente a instancias de la Antigua Grecia, la palabra cinismo supo emplearse para denominar la doctrina que promovía la escuela cínica, la cual estaba compuesta por los seguidores del filósofo griego Sócrates.

Cabe destacarse que el concepto tenía una connotación negativa porque la intencionalidad que se le daba a la misma era la de desmerecer, de despreciar la manera en la cual decidían vivir los discípulos de Sócrates, totalmente alejados de las riquezas materiales. Por caso, lo que este sistema filosófico promovía era el desarrollo de una vida cercana y en permanente contacto con lo natural, la libertad y el culto a la sabiduría porque únicamente de esa manera el individuo podría alcanzar la felicidad.
De ningún modo las cuestiones materiales acercarán al hombre a la armonía y la paz. Aún más, se alejaban por completo hasta del placer para no tentarse y terminar por ser cooptados por éste sentimiento.

A los seguidores de esta doctrina se los conocía popularmente como cínicos y entre las varias curiosidades que manifestaban se cuenta la de la admiración a los perros, porque los consideraban fieles expresiones de lo sencillo.

Hoy, también llamamos cínicos, pero a quienes hacen defensa de la mentira y por otro lado a quienes son más bien descreídos de algunos valores y utilizan recurrentemente la burla.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"