Definición ABC » General » Cínico

+

Definición de Cínico



CínicoEl término cínico es recurrentemente empleado para referir la muestra de cinismo que realiza una persona, o el grado de este que el individuo en cuestión presenta como rasgo saliente de su persona. Cuando se dice que tal o cual es un cínico es porque presenta una evidente tendencia a no creer en la bondad y la sinceridad del resto de los seres humanos, es decir, la actitud de tipo cínica está estrechamente vinculada al sarcasmo, la ironía y la burla.

En tanto, por cinismo se entiende a la falta de prudencia, la obscenidad impúdica y la falta de vergüenza que tiene alguien a la hora de tener que mentir o defender acciones que a simple vista resultan más que condenables; el cinismo del dirigente de la oposición es realmente indignante, luego de la investigación que prueba sin lugar a dudas su incursión en la corrupción, manifestó que lo hizo para garantizar la gobernabilidad de la Nación!

En tanto, el otro de los usos que presenta el término es para designar a quien formaba parte, era miembro, de la Escuela Cínica, la cual difundía una doctrina ciertamente popular que se desarrolló hace muchísimos siglos atrás en la Grecia antigua.

La mencionada escuela fue conformada por ex discípulos del filósofo Sócrates, aproximadamente a mediados del siglo IV A.C.

Tal denominación surgió más que nada porque calzaba como anillo al dedo para calificar despectivamente el modo de vivir que estos ostentaban, porque básicamente la principal diferenciación que marcaban estos era el desprecio que manifestaban hacia los bienes materiales y las riquezas.

Diógenes de Sinope y Antístenes fueron sus dos máximos representantes, este último es reconocido como su fundador y Sinope como uno de los mejores alumnos. Para estos, la civilización representaba un auténtico mal para el desarrollo correcto del hombre por lo cual recomendaban la vida amistosa cerca de la naturaleza para contrarrestarla. La sabiduría y la libertad del espíritu son los máximos aliados que el cinismo sostenía ayudarían al hombre a encontrar la felicidad, mientras que las cosas materiales resultaban ser cosas realmente despreciables. La repulsión por estas era tal que incluso evitaban el placer en cualquiera de sus manifestaciones para no convertirse en esclavos de este. Los perros, por la sencillez que manifestaban, eran el modelo a seguir por esta escuela.

Con el tiempo, el concepto fue transformándose hasta la concepción que prima hoy en día y que mencionáramos al comienzo del artículo.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"