Definición ABC » General » Caracol

+

Definición de Caracol

Caracol es el término a través del cual se denomina a los moluscos gasterópodos, ya sea de tierra, de agua dulce o mar, que disponen de una concha espiral.

Molusco terrestre o acuático que dispone de un pie carnoso con el que se desplaza y una concha en forma de espiral que protege su cuerpo

Esta clase de moluscos se distinguen por poseer un pie carnoso a través del cual se movilizan arrastrándose; disponen de una cabeza con forma de cilindro, la boca ubicada en el extremo anterior, y entre uno o dos pares de tentáculos en ubicación dorsal. Al cuerpo lo protege una concha como ya señalamos, de una sola pieza, que normalmente está arrollada en espiral.

Características físicas de los moluscos y los rasgos esenciales del caracol

La especie a la cual pertenecen los caracoles, los moluscos, tiene una especial característica que es el cuerpo blando, por caso es que la denominación no es antojadiza ni caprichosa sino que está en estrecha vinculación con esta condición ya que la palabra procede del termino latín mollis que justamente refiere blando.

El cuerpo de los moluscos es blando y no está segmentado y presenta una división en: cabeza, pies, masa visceral dorsal envuelta por un manto de una membrana compleja que segrega una concha protectora.

Existen diferentes tipos de caracoles, de acuerdo al hábitat en el cual se desarrollan y viven: los caracoles marinos, también conocidos popularmente como caracolas, los de agua dulce, y los terrestres, que obviamente viven en la superficie de la tierra.

El desplazamiento de los caracoles es como el de los gusanos, es decir, alternan contracciones y elongaciones de su cuerpo, las cuales son muy lentas, además, son generadores de mucus para ayudarse en sus desplazamientos, ya que de este modo reducen sobremanera la fricción tradicional que sus movimientos conllevan.

Pero además de la mencionada función, la mucosidad contribuye a otras tantas cuestiones importantes: a la regulación térmica, reduce el riesgo de sufrir heridas, o agresiones externas, tales como las fúngicas y las bacterianas y los mantiene alejados de insectos peligrosísimos para su subsistencia como es el caso de las hormigas.

Por otra parte, cuando el caracol se retrae en su concha secreta un tipo especial de mucosidad que tiene la función de cubrir la entrada de la caparazón.

Respecto de la manera de reproducción son hermafroditas, es decir, producen tanto espermatozoides como óvulos y deben acoplarse porque no pueden auto fecundarse.

Los caracoles son una especie que se encuentra en peligro permanente, no solamente por la variada cantidad de depredadores que los persiguen, tales como escarabajos, serpientes, tortugas, sapo, oruga, aves, gatos, entre otros, sino también por la acción del hombre, que los puede pisar o desarrollar algún tipo de acción que culmine con la contaminación de agua y la tierra, y de esta manera destruyen su máxima protección que es el caparazón.

Elemento de colección y uso gastronómico

El caracol goza de un enorme aprecio por parte del hombre, ya sea por las curiosas características físicas que presentan, convirtiéndose por tanto en elementos de colección, y por otro lado por sus fines gastronómicos, es decir, el caracol es un alimento preciado que se sirve en muchos restaurantes y que goza de una gran demanda por parte de algunos comensales.

Ahora bien, vale destacar en este último punto que no se trata de una comida híper popular como lo puede ser la pizza que le gusta a todo el mundo, sino que en realidad el caracol está destinado a paladares especiales.

Los caracoles cuentan con una presencia destacada en el arte culinario, por ejemplo, el caracol terrestre constituye una pata fundamental de la cocina mediterránea, especialmente la francesa y la española. Una popular receta francesa los hornea con abundante mantequilla y perejil.

La esperanza de vida de un caracol es de entre 5 y 7 años.

Otros usos del término

Por otro lado a la concha de este molusco se lo llama caracol.

En algunos lugares de habla hispana el término designa a los pelos rizados o con rulos.

En anatomía también nos encontramos con una referencia para este concepto dado que con él se designa a una de las cavidades del oído interno de los animales vertebrados y que tiene forma de espiral, de ahí procede su particular denominación.
También se designa como cóclea y tiene una estructura de tubo enrollado en espiral. En su interior está el órgano de Corti que permite la audición.

Y en el mundillo de la equitación también dispone de una referencia dado que se llama caracol a aquella vuelta que hace en redonda el jinete a bordo de su caballo.

 
 
 
Temas en Caracol
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48493 fans
  • Twitter
    2246
  • Google
    327
  •