Definición ABC » General » Artista

+

Definición de Artista



El arte es el conjunto de disciplinas que se orientan a una finalidad expresiva y estética. Si bien es cierto que un gran número de actividades humanas guardan relación con la capacidad de expresión y la estética, solo en el arte estas características se presentan como sentido y razón de ser. También es cierto que el concepto de estética ha sido ampliamente debatido, más nunca fue definitivamente eliminado.

Si bien suele asociarse el concepto de arte con el de una cultura desarrollada, lo cierto es que ya desde los inicios de la humanidad pueden encontrarse expresiones artísticas, motivo por el cual suponemos que la vocación expresiva es innata a la raza humana. Siguiendo con esta idea, es posible encontrar pinturas en las cavernas que utilizaban hombres prehistóricos y que nos relatan a su manera los avatares de su vida cotidiana. Esta forma de expresión que hoy llamamos arte rupestre, es una de las primeras registradas de nuestro paso por el mundo. Así, estas pinturas rupestres serían el antecedente más primitivo de todo lo que hoy consideraríamos arte: no sólo equivalen a formas antiguas de la pintura, sino que también son parte de la narración, gráfica en este caso, de historias que involucran a otras personas o incluso animales.

Ahora bien, ateniéndonos a criterios más modernos, es posible segmentar la esfera del arte en disciplinas particulares. Así, el arte estaría compuesto por diversas actividades, entre las que se destaca la arquitectura, que se aboca a la construcción de edificios; la danza, que consiste en la ejecución de movimientos del cuerpo al son de un ritmo; la escultura, que se orienta a moldear y tallar diversas figuras; la música, que organiza sonidos y silencios armoniosamente; la pintura, que es la representación gráfica mediante pigmentos; y finalmente, la literatura, que se vale del uso de la palabra. Hay quienes también otorgan gran importancia a la cinematografía y a la fotografía.

En el caso de la arquitectura, y la escultura, fueron las dos que primero se desarrollaron de manera magnífica. Pensemos en los palacios egipcios, griegos o romanos, por nombrar sólo algunos ejemplos de los grandes imperios de la historia de la humanidad. O por ejemplo, en el mismo Vaticano, Santa Sede de la religión católica. Luego, la pintura gozó gran apogeo durante la época Renacentista, y en los albores de la Edad Media. Los grandes pintores que hoy reconocemos como los maestros de esta rama del arte, crearon sus obras magnas durante esta época. Da Vinci, Boticcelli, Miguel Ángel, son sólo algunos de ellos, y que además, tuvieron la ardua tarea de realizar pinturas sobre cúpulas de iglesias, catedrales, y frescos religiosos en sus paredes.

La literatura se vió claramente beneficiada con el invento de Johannes Gutenberg: la imprenta de tipos móviles. Desde ese momento, la literatura tendría entonces un alcance mayor, quizás no masivo, pero sí a gran escala, puesto que los libros podían reproducirse en un tiempo mucho más acotado.

De todas las ramas del arte anteriormente expuestas, quizás la literatura y la música (la cinematografía también en el caso que se la considere dentro del “arte”), son las que han tenido una difusión mucho más masiva que las otras. ¿Cómo se mide esa masividad? Ambas son producidas por el mercado y forman parte de lo que denominamos “industrias culturales”: los libros o los cd’s se fabrican, se producen a gran escala, y sin diferenciarse uno de otros, del mismo modo que se producen escaleras, juegos de sábanas o sillas. Ya no son productos de un autor, único y original, sino que son producidos masivamente, para el gran público. Además, el mercado los señala como éxitos o fracasos, y todo en relación a la venta, a la cantidad de ejemplares de esa obra que han sido vendidas. Ejemplos de esto son las listas de best sellers, en el caso de los libros; y en el caso de la música, existen los rankings musicales de las emisoras radiales.

A pesar de estas limitadas aproximaciones, hay que tener en cuenta que el concepto de arte dista de estar cerrado, pudiendo encontrarse otras variantes y reflexiones en torno a éste. Lo cierto es que más allá de toda discrepancia, las obras que nos legaron innumerables artistas hacen más gustosa nuestra existencia.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"