Definición ABC » General » Amor

+

Definición de Amor

eu-queria-ser-amor-geisaEl amor es, ante todo, un misterio. Los poetas lo han explicado con metáforas y palabras sugerentes. En el lenguaje cotidiano se habla de la química del amor para expresar su intensidad emocional y los químicos intentan comprender cómo la oxitocina y la serotonina del cerebro humano desencadenan el sentimiento amoroso.

Filósofos y teólogos han tratado de desvelar su verdadera esencia (el amor platónico y el sacrificio de Jesucristo en la cruz son ejemplos de amor en estado puro). La conexión entre una madre y un hijo es, sin duda, otra de sus versiones más intensas. El mito de Cupido expresa con acierto su dimensión contradictoria y misteriosa: la flecha que te llega al corazón te hace sentir intensamente vivo y de alguna manera te mata.

El lenguaje nos permite expresar todo tipo de ideas y sentimientos. Sin embargo, cuando se trata de describir el amor las palabras resultan insuficientes. En su versión real o ficticia cada historia de amor tiene una etiqueta singular. Así, hay amores prohibidos, puros, desenfrenados, de verano, llenos de generosidad o con algún veneno destructivo. En cualquiera de sus modalidades, no deja indiferente a quien se siente atrapado por él.

El lado puro y romántico

Los personajes de Romeo y Julieta, el mito de Pigmalión o la historia de la película Pretty Woman tienen algo en común: el amor que sienten los protagonistas es noble. Todos ellos se ven dominados por una fuerza interior que no pueden controlar y su pasión es dulce y amarga al mismo tiempo.

El lado oscuro

El amor no siempre está unido a la nobleza o a la pureza de los sentimientos. De hecho, puede ser enfermizo, tal y como demuestran los crímenes pasionales, las historias de celos, algunas actitudes vengativas provocadas por un desengaño sentimental y, en definitiva, las múltiples caras del amor dañino.

Las dos caras de la moneda: Amor Posesivo, y Abnegado

El primer problema que surge al intentar dar cuenta de los alcances término, es que este se utiliza para diversas realidades; así, es posible hablar del amor de pareja, del amor a la familia, del amor erótico, etc. No obstante esta pluralidad de sentidos, diversos autores tienden a identificar dos clases de amor con sus características propias: el amor posesivo y el amor abnegado.

El amor posesivo también suele llamar amor por interés; un ejemplo claro de este tipo de emoción puede darlo el amor erótico En este caso la persona se siente atraída por aquello de lo que carece, por aquello que experimenta como falta. Cabe señalar que este tipo de amor puede ser ético o no dependiendo de las circunstancias.

El amor abnegado es aquel en que la persona entrega algo de sí a los demás para bien de estos. Así, se encuadrarían en este tipo de afecto aquellas obras de altruismo desinteresado, que podemos observar en aquellos personajes de la historia que han hecho del servicio al prójimo un modo de vida.

Es invisible pero está en todas partes

Respiramos y no somos conscientes de ello. Algo similar ocurre con el amor, pues su presencia está en todas partes: en los sueños, en una mirada, en las palabras o en el silencio. Su misteriosa invisibilidad lo convierte en una especie de brújula del alma humana. Si la fuerza magnética de la brújula nos guía, todo adquiere un nuevo sentido y el alma se encuentra plenamente viva y si la brújula deja de funcionar nos encontramos perdidos, vacíos y sin rumbo.

La fuerza gravitatoria del amor

Newton descubrió la fuerza de la gravedad y gracias a ella es posible explicar todos los fenómenos de la naturaleza. La ley de la gravitación universal está presente en los movimientos planetarios y en la simple caída de un objeto. De manera análoga, el amor es igualmente una fuerza. Todavía no se ha encontrado cuál es su formulación exacta y es muy probable que no se encuentre jamás.

 
 
 
Temas en Amor
 

Redes Sociales

  • Facebook
    47232 fans
  • Twitter
    2240
  • Google
    322
  •