Definición ABC » General » Adolescente

+

Definición de Adolescente



La adolescencia es el período de la vida que se ubica entre la niñez y la adultez, si lo tenemos que ubicar temporalmente en una edad determinada, la adolescencia comprendería más o menos desde los 13/14 años hasta los 20 años aproximadamente.
Será en este momento de la vida en el cual el individuo comprenda acerca de su capacidad de reproducción, evolucione su psiquis y donde comience a planificar y pensar ciertamente en su futuro.

Desde el aspecto físico, los cambios que comienzan a registrarse son varios. En las mujeres, se presenta la primera menstruación, comienzan a crecer los pechos, se desarrolla el vello en todo el cuerpo, las caderas se ensanchan y al estar “activo” el sistema reproductor, la mujer comienza a ser fértil (apta para procrear, tener hijos). En el hombre, los cambios son otros: se desarrolla el pene y los testículos, comienzan a experimentarse las primeras erecciones y eyaculaciones, la voz se torna más gruesa, aparece el vello en diferentes partes del cuerpo, pero sobre todo en el pecho, la cara y el pubis.

Entre la infancia y la adolescencia, suele denominarse “púberes” a los varones y niñas que comienzan a experimentar estos cambios pero que aún no son adolescentes propiamente dichos. Cuando la mayoría de estos cambios ya sea haya registrado, podemos decir que ha comenzado la adolescencia. Mientras, la pubertad será esa etapa de transición entre “niño” y “adolescente”.

También decíamos que psíquicamente el ser humano experimenta cambios al entrar en esta etapa, y sobre todo cuando está en su tránsito. Es en esta etapa donde se registra el término de la escuela secundaria o escuela media, y el interrogante de qué hacer luego de la educación básica y obligatoria es algo que preocupa a muchos. ¿Estudiar o trabajar?, suele ser un cuestionamiento recurrente para muchos adolescentes. Claro que la decisión final dependerá de factores internos (expectativas personales, voluntad, proyección a futuro, intereses, capacidades) así como también de factores externos (situación económica de la familia, influencia de los padres, relación familiar).

Así como cuando en oportunidad de hablar sobre la infancia, el período anterior a la adolescencia, acá en Definición ABC, les dábamos cuenta de la importancia de este momento como consecuencia de ser en el cual se conformaban los sustentos afectivos e intelectuales de la persona siendo estos clave en el futuro, la adolescencia también resulta ser clave en el sentido que es aquí donde se va a producir una metamorfosis de cuerpo y mente que será determinante a la hora de llegar a buen puerto de la adultez.

Por supuesto que esa definición de edad que les marqué más arriba es cierta pero a la vez algo caprichosa, ya que la edad puede variar de un individuo a otro partiendo de la base que cada persona tiene una experiencia y un entorno distinto e inigualable al de otro. Por eso es que muchas veces, solemos escuchar a alguien decir sobre otro que es un eterno adolescente o que se comporta como tal, aún ya habiendo pasado la edad calendario de serlo. Por ejemplo, existen estudios que aseguran que la edad límite de la adolescencia es a los 25 años, cuando ya el cuerpo no tiene posibilidad de experimentar ningún cambio de desarrollo ni continuar su crecimiento.

La adolescencia también se caracteriza por ser el momento de la vida en el cual la persona que lo atraviesa empieza a padecer una crisis como consecuencia de ese crecimiento, se da cuenta que está a mitad de camino, o sea ya no es más un niño y no quiere ser tratado como tal por sus padres por ejemplo, pero tampoco es un adulto todavía por lo cual sigue necesitando de los consejos y de la guía de los mayores para dar algunos pasos importantes.

También es recurrente que en este momento se den algunos comportamientos rebeldes como resultado de esto último que hablábamos: los padres quieren poner ciertos límites porque el chico no es adulto todavía, y este se resiste a tomarlos en cuenta. El contacto con un mundo más adulto que niño, sumado a los cambios corporales, comienzan a configurar una serie de actitudes diferentes de las que el “niño” tenía hasta ahora, y en esa crisis de transición entre etapas, la incertidumbre, la excitación del “cuerpo nuevo” y la interacción con sujetos que atraviesan los mismos problemas/cambios, pueden acarrear estas actitudes de rebeldía que referenciábamos antes.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"