Definición ABC » Derecho » Legitimidad

+

Definición de Legitimidad

Condición que supone que algo está conforme a la ley

La palabra legitimidad es una palabra que puede ser utilizada en numerosas y diferentes situaciones que pueden relacionarse con aspectos políticos, judiciales, económicos, sociales o de la vida cotidiana de las personas. La legitimidad proviene del término latino legitimare, que significa hacer cumplir la ley. En este sentido, entonces, la legitimidad es transformar algo en legítimo, en algo que cumple lo impuesto por la ley y por tanto se considera un bien para todo el conjunto de la sociedad de acuerdo a los parámetros específicos de la misma.

En definitivas, la legitimidad es una condición que algo ostenta y que implica estar ajustada a la ley vigente. En la vereda opuesta nos encontramos a lo ilegítimo que es aquello que no se presenta conforme a lo que dicta la ley

El término legitimidad se toma principalmente del mundo jurídico y legal en el cual significa que algo, una situación, una circunstancia, o un fenómeno, son correctos y apropiados de acuerdo a los parámetros que los diferentes sistemas de leyes y normas establecen para cada caso. Así, la legitimidad de un acto o de un proceso se hace presente cuando, para llevar tal acto o proceso, se siguen las normas preestablecidas. Ejemplos de este tipo de legitimidad pueden ser la firma de contratos de trabajo, de negocios, de acuerdos internacionales propiamente establecidos según las leyes de derecho internacional, etc.

La legitimidad también se puede aplicar a cuestiones políticas, especialmente cuando se habla de si un funcionario o gobernante accede a su puesto de manera legítima. Para que esto sea así, el individuo o grupo de individuos en cuestión deben seguir un número de procedimientos y reglas que tienen como fin último la organización adecuada del sistema político de cada región. De este modo, es legítimo un presidente que accede al gobierno a través de los medios acordados, como ser el voto popular en el caso de las democracias, pero no lo es quien lo hace de manera autoritaria e ilegal.

La legitimidad en la política

En la actualidad, la legitimidad, es una condición que implica la aceptación por parte de la comunidad sino existiese tal aceptación o consenso no habría legitimidad. Entonces, este criterio supone que las dictaduras pueden ejercer el poder y en efecto gobernar, sin embargo, la legitimidad de ese gobierno es nula totalmente porque justamente no cuenta con la venia de la comunidad. La historia política de la mayor parte de los países que componen nuestro planeta nos muestra ejemplos de esto que mencionamos.

Cuando un gobierno dispone de legitimidad, porque por ejemplo accedió al poder a poder a través de os mecanismos institucionales vigentes y conformes a la ley logrará consenso por parte de la ciudadanía y todos los actos de gobierno y decisiones que tome serán considerados legítimos y por supuesto se respetarán y reinará la paz y la estabilidad social.

Mientras tanto, cuando esto no ocurre, cuando el gobierno pierde legitimidad por alguna situación la gobernabilidad estará en peligro, porque la ciudadanía empezará a desconocer la autoridad del gobierno y entonces el mismo deberá optar por la rectificación para volver al camino o dar un paso al costado para poder recuperar la legitimidad a través de una nueva gestión.

O en su defecto hay una tercera alternativa, el otro camino que suele verse tomar en estos casos es el de coacción, aunque más tarde o más temprano la ciudadanía se rebela y el poder de esta manera no puede sostenerse. Las dictaduras que llegan al poder por medio de un golpe de estado, en algunos momentos del pasado lograron en sus inicios cierta legitimación por parte del pueblo, sin embargo, con el correr del tiempo demostraron su lado más cruel y autoritario y entonces, la sociedad se rebeló hasta que terminó por lograr su salida.

La legitimidad en el plano civil

Finalmente, el término de legitimidad también se usa para hacer referencia a vínculos sociales tales como la paternidad, el matrimonio, etc. Estos vínculos pueden hallarse en diferentes circunstancias pautados por la ley y para ser considerados legítimos deben contar con cierto tipo de elementos que aseguran su legalidad (por ejemplo, en el caso de reconocerse un hijo legítimo, el padre deberá comprobar su lazo de sangre directo; o en el caso de un matrimonio, el mismo deberá comprobar su reconocimiento ante la ley para ser considerado legítimo).

 
 
 
Temas en Legitimidad
 

Redes Sociales

  • Facebook
    45058 fans
  • Twitter
    2225
  • Google
    310
  •