Definición ABC » Derecho » Impunidad

+

Definición de Impunidad

En un sentido bien general y amplio, cuando se habla de impunidad se estará dando cuenta de la falta de castigo que alguien recibió por realizar una acción contraria a lo que establece la ley de la comunidad en la cual habita.

Ausencia de castigo frente a un ilícito tipificado en la ley

En tanto, a instancias del derecho propiamente dicho se llamará impunidad al estado en el cual se encuentra un hecho delictivo que no ha sido debidamente castigado con la pena que para el mismo tiene prevista le ley correspondiente.

Este comportamiento contrario a la ley y que no recibió sanción puede ir desde una infracción de tránsito, como por ejemplo cruzar un semáforo en rojo o superar el límite de velocidad previsto en una autovía, los cuales podrían eventualmente atentar contra la seguridad de las personas, o en su defecto, tratarse de un delito que atentó contra la integridad física de alguien, tal es el caso del asesinato o de la violación.

Complicidad policial y judicial fomentan la impunidad

Es una situación recurrente que aquella persona que comete un delito o ilícito escape de la acción judicial correspondiente y por caso es que se hablará en términos de hecho impune, individuo impune.
La complicidad policial o asimismo también la de los órganos encargados de administrar la correspondiente justicia son los motivos más comunes que desencadenan la impunidad.

Cuando los policías dejan escapar a un delincuente o directamente no lo buscan, o cuando la justicia no se ocupa de librar las correspondientes acciones para investigar a fondo un hecho delictivo, contribuyen directamente a crear un estado de impunidad alrededor de una persona o de un acontecimiento.

Esta falta de acción por parte de las autoridades correspondientes resulta ser muy dañina para la sociedad porque se dejan libres a delincuentes y sin sus correspondientes castigos.

También debemos hablar de impunidad cuando la justicia actúa tarde y no en el momento inmediato a la producción de un ilícito.
Esto no solamente permite que el delincuente escape sino también que el delito prescriba.

Y por otro lado no podemos soslayar que muchas veces son las propias víctimas quienes al no denunciar a sus victimarios, oportunamente, contribuyen en la impunidad de los mismos.

La reiterada impunidad se enquista en la sociedad y provoca tremendos daños en el progreso de la comunidad

La historia de los seres humanos se encuentra plagada de guerras, masacres, genocidios y asesinatos, los cuales transcurren normalmente encubiertos bajo la protección de tratarse de causas justas, tal es el caso de la guerra, y luego, una vez finalizada la misma, la mayoría de esos delitos que se cometieron bajo el ala de esas circunstancias consideradas normales y correspondientes no encuentran castigo contribuyendo a un estado de impunidad.

La impunidad supone una desprotección tal para el tejido social que lamentablemente contribuirá a que la misma se enquiste dentro del mismo y después será muy difícil erradicarla, porque todos de alguna u otra manera comenzarán a actuar sin atender a la ley, desparramando y contagiando la impunidad, porque no respetar la ley se convirtió en algo natural y que además nadie castiga.

La presencia de este estado de impunidad en cualquier nación que quiera avanzar y crecer, sin dudas, se erige como un escollo para el mencionado desarrollo.

Estaremos en condiciones de hablar de impunidad cuando un sujeto comete un crimen y aun habiendo pruebas suficientes para condenarlo por el mismo, no resulta ser ni juzgado ni castigado.

Debemos mencionar que es común que cuando la justicia no actúa como debiera, las víctimas, cansadas y muy dolidas por esa falta de castigo actúen per se y terminen tomando la justicia en sus propias manos, es decir, usen la violencia para ajusticiar a los delincuentes.
Por supuesto este panorama es desolador y terrible para cualquier comunidad que aspire al desarrollo, la paz y el fortalecimiento de sus instituciones.

Leyes de Impunidad en Argentina

Por otra parte, en Argentina se conoce como Leyes de la Impunidad a las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida y a la serie de decretos presidenciales firmados en la década del noventa por el presidente de aquel entonces, Carlos Menem, a través de los cuales se impidió el juzgamiento y la ejecución de condenas contra los responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos especialmente durante la época de la dictadura militar (1976-1982).

A propósito debemos destacar que tiempo más tarde, durante la presidencia de Néstor Kirchner las mismas fueron derogadas circunstancia que devolvió la posibilidad de poder juzgar dichos crímenes.

 
 
 
Temas en Impunidad
 

Redes Sociales

  • Facebook
    45046 fans
  • Twitter
    2225
  • Google
    309
  •