Definición ABC » Derecho » Complicidad

+

Definición de Complicidad



La complicidad es aquella actitud con la cual se muestra que existe un conocimiento por parte de dos o más personas de algo que es secreto u oculto para los demás. Es decir, la complicidad es la cualidad del cómplice, en tanto, por cómplice denominamos a aquel individuo que demuestra solidaridad o camaradería respecto de un asunto. Juan y su hermano manifiestan una complicidad increíble a la hora del humor, siempre que uno cuenta una situación graciosa, el otro se encarga de rematarla con el mismo sentido del humor.

Por otra parte, a instancias del Derecho, la complicidad será la cooperación o la participación en la comisión de un delito. El cómplice, tal como también se denomina al individuo que coopera en el delito en cuestión, nunca es el autor directo del mismo, o sea, participa en él por lo cual le cabrá un castigo, pero no tiene una incidencia primordial. Generalmente, el cómplice colabora o coopera en la ejecución de un delito realizando actos previos o simultáneos.

La figura del cómplice se encuentra presente en casi todos los ordenamientos jurídicos, aunque, también, de acuerdo al tipo de ordenamiento, es posible que la misma presente diferentes matices y tratamientos.

Existen dos formas tradicionales de complicidades…la del cooperador necesario, que será aquel cómplice que realiza un acto imprescindible para la ejecución de un delito, o sea, sin la presencia del cómplice, de ninguna manera podría haberse ejecutado el delito en cuestión. Por ejemplo, en el asalto a una casa, para poder distraer la atención de los ocupantes e ingresar a robar la misma, será necesario que alguien distraiga al o a los dueños, por tanto, el cómplice, se hará pasar por un operario de la red de telefonía y le dirá que es necesario revisar el panel de control que se halla en el frente de la casa, el dueño accederá y así el resto de la banda podrá ingresar al domicilio para robar. Entonces, sin la acción de éste, el dueño no hubiese salido y no se hubiese podido concretar el delito.

Y por su lado, el cómplice propiamente dicho será aquel que coopera en un robo pero que en el modus operandi no resulta ser necesario para la concreción del ilícito. En un asalto callejero, quien acompaña el accionar del delincuente que a puño de pistola amenaza y obliga a alguien a entregarle su billetera será considerado como cómplice, aunque, de todas maneras, sin su presencia o participación, el delito se hubiese llevado a cabo.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Complicidad