Definición ABC » Deporte » Cultura Física

+

Definición de Cultura Física



La Cultura Física, más conocida como Educación Física , es una disciplina de tipo pedagógica que se centra en el movimiento corporal para luego desarrollar de manera integral y armónica las capacidades físicas, afectivas y cognitivas de las personas con la misión de mejorar la calidad de vida de las mismas en los diferentes aspectos de esta, familiar, social y productivo. Es decir, la cultura física puede empezar como una necesidad individual pero no se puede no reconocerle y atribuirle una necesidad social también.

Entonces, la cultura física, además de ser una actividad educativa podrá ser una actividad recreativa, social, competitiva y hasta terapéutica.

En tanto, a la cultura física se la designa como una disciplina y no como una ciencia como consecuencia que no se ocupa del estudio específico de un cierto objeto sino que en realidad toma elementos de diferentes ciencias y a partir de ello es que conforma su propio marco teórico.

Por otra parte, la cultura física ha evolucionado aquella antigua idea que sostenía que el ser humano es una suma de cuerpo, mente y alma y por ello es que trabaja los diferentes aspectos de una persona como una unidad, es decir, el hombre es un cuerpo pero también tiene un alma y una mente que al igual que el cuerpo necesitan atención.

Diversos abordajes de la cultura física

Existen distintas corrientes de cultura física, las cuales se diferencian entre sí de acuerdo a la forma en la que se focaliza la disciplina.
Por ejemplo, están quienes se centran en la educación y entonces el campo de acción será la escuela y el sistema educativo en general. Por otro lado, las que se focalizan en la salud, consideran a la cultura física como un agente promotor de salud que tiene una clara incidencia en la prevención de enfermedades, tales como las cardiovasculares; es común que a quienes sufren de estas se les aconseje la práctica de la cultura física para así atenuar síntomas.

Las que se centran en la competencia entienden a la cultura física como entrenamiento deportivo para el desarrollo del alto rendimiento.

Por su lado, las que ponen el foco en la recreación, priorizan actividades lúdicas que vinculen al sujeto con el medio. Y las que promueven la expresión corporal, se nutren de influencias como ser: el yoga, la danza y la música.

Un cuerpo y una mente saludables

Si bien preeminentemente la cultura física implica y se ocupa del cuidado del cuerpo con la misión de alcanzar el bienestar del mismo, esto es tan solo una parte, un eslabón para poder ostentar una vida saludable, pero claro, y por caso, para disponer de una salud férrea no solamente alcanza con hacer ejercicios físicos o practicar deportes cotidianamente sino que a ello que es muy necesario en la cadena también hay que añadirle la observancia de hábitos saludables, como ser: no fumar, no beber en exceso y alimentarse lo más sano posible.

Otra pata fundamental para disponer de un bienestar físico es acudir periódicamente al médico clínico para que nos realice chequeos.

Como bien indicáramos líneas arriba nuestra mente también desempeña un rol esencial en materia de salud corporal porque ambo,s mente y cuerpo, están estrechamente vinculados… Está comprobado que una mente que no se haya en calma puede desencadenar dolencias físicas y enfermedades crónicas, por ello es que también la cultura física debe hacer hincapié en el cuidado de la psiquis.

Y para que la mente no le juegue una mala pasada a nuestro cuerpo nada mejor que alejarla del stress, por ejemplo, realizando algún trabajo terapéutico con un profesional o practicando algún sistema de relax al estilo de la meditación.

Otras alternativas también muy efectivas son encontrarse con amigos, con familiares o con aquellas personas que le reporten a nuestro espíritu un bálsamo de paz y armonía. Y también practicar algún deporte o realizar alguna actividad artística pueden ser excelentes terapias que ayuden a apartar a nuestra mente del agobio que suelen disparar las obligaciones cotidianas.

Entonces, este equilibrio cuerpo y espíritu es el gran trabajo que tiene por delante la cultura física.

Mientras tanto, si vemos que necesitamos una ayuda extra y que con la buena voluntad propia no basta se pueden consultar profesionales tales como entrenadores físicos, médicos nutricionistas o psicoterapeutas que sabrán exactamente qué es aquello que debemos realizar, o en su defecto abandonar, para estar equilibrados en cuerpo y mente.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"