Definición ABC » Deporte » Correr

+

Definición de Correr



correr Considerada una de las actividades más completas y saludables, el correr, o la carrera, permite al ser humano (como también a los animales) movilizarse de manera rápida y eficiente. En el caso de los humanos, la carrera se ha establecido como un accesible, cómodo y efectivo deporte que permite mantener un buen estado de salud al mismo tiempo que despejar la mente y desarrollar una actitud activa y energética para enfrentar la rutina. Esto quiere decir que, a diferencia de lo que sucede con los animales, la carrera en el caso del hombre puede tener fines recreativos además de fines de subsistencia.

La carrera o el acto de correr es una actividad que, si bien pareciera poner en movimiento sólo a la parte inferior del cuerpo, requiere la movilidad apropiada de todo el individuo. En este sentido, las piernas son las que ejercen el mayor movimiento pero sin dudas, los brazos y el torso deben también mecerse adecuadamente para que la persona mantenga el equilibrio y obtenga así los mejores resultados. El proceso de correr se lleva a cabo a través de la sucesión de movimientos que se alternan de manera continua y que son quizás imperceptibles pero sin dudas esenciales: el impulso, el apoyo, el avance, etc. Todas ellas conforman una secuencia de carrera y pueden variar en intensidad y distancia en cada caso.

En los Juegos Olímpicos, la carrera es una de las principales y más tradicionales disciplinas, presente en diversas pruebas en el área de atletismo. Sin embargo, son muchos los deportes (olímpicos y no) que incluyen los movimientos de carrera y que hacen que esta actividad sea una de las más básicas de cualquier actividad física.

Una actividad híper saludable

Realizar ejercitación física con regularidad, practicar un deporte, siempre le aportarán beneficios a nuestra salud, en tanto, en lo que respecta a la carrera o el correr son varias las cuestiones que se verán positivamente afectadas, entre ellas: refuerzo de huesos y de músculos, retrasando por caso el envejecimiento del cuerpo; disminución de la presión sanguínea, más aumento de la elasticidad arterial, y como consecuencia reducción de la posibilidad de padecer infarto; crecimiento de la capacidad respiratoria porque el correr aumenta los capilares que tienen la misión de enviar la sangre a los pulmones, entre los más notables.

Lesiones comunes

Al tratarse de un deporte de impacto, correr, puede generarnos el padecimiento de diferentes lesiones, entre ellas dolores en la rodilla, en ciertos músculos que se exigen sobremanera, fracturas, torceduras, entre tantas otras. Mayormente, las lesiones aparecen como consecuencia de una práctica en exceso y no por lo contrario, así que hay que tener cuidado con las sobre exigencias y mucho más cuando no se está en un nivel físico que pueda afrontar la exigencia. El descanso satisfactorio, un correcto calentamiento y el uso de ropas y calzado adecuado ayudarán a la hora de evitar las lesiones.

Zapatillas, piezas clave para evitar lesiones

Es importante, sin dudas, que el acto de correr se realice con las apropiadas precauciones a modo de evitar lesiones, ampollas o cualquier otro traumatismo que pueden perjudicar el posterior desempeño deportivo y que pueden inhabilitar al cuerpo de realizar diferentes deportes o movimientos.

Entre las más importantes sobresale la utilización de calzado e indumentaria correctos que sumen a la comodidad del atleta o deportista y no compliquen su andar, por ejemplo, desencadenando una lesión.
En el caso del calzado, los profesionales en la materia y los médicos especialistas, coinciden en recomendar zapatillas que justamente dispongan de un diseño especial o de ciertas características que contribuyan en la realización del ejercicio que se practica y obviamente que alejen las lesiones.

Porque cuando corremos damos varios saltos y en estos el peso de nuestro cuerpo recae en cada pierna, y aún más, se duplica. En tanto, las articulaciones de las rodillas, de los tobillos y de la cadera son las que más expuestas se encuentran a un resentimiento si es que no se emplea un calzado que reduzca este impacto.

Así existen zapatillas que hacen hincapié en la amortiguación, otras en el movimiento, algunas otras en el terreno que se transita, por mencionar algunas de las cuestiones en consideración más importantes.

Una vez que se eligió la zapatilla adecuada para el tipo de carrera que se llevará a cabo es importante no equivocarse con el talle, porque si elegimos un talle que queda justo seguramente nos molestará porque al correr nuestros pies se hinchan. Y lo opuesto ocurrirá si elegimos un talle grande. Por caso, lo ideal es escoger aquel talle que nos dejará entre dedo del pie y puntera de la zapatilla medio centímetro mínimo y hasta un centímetro máximo.

Las medias también son sumamente importantes y deben hacer la pareja perfecta con las zapatillas que se escojan. Deberán ser gruesas y absorber al máximo la humedad que produce la transpiración. Hay muchas medias destinadas para el deporte que disponen de un tratamiento antibacterial y un diseño especial para cada pie, reforzado en aquellas partes del pie que se realiza una mayor presión.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"