Definición ABC » Ciencia » Medicina

+

Definición de Medicina



La medicina es el conjunto de técnicas y conocimientos orientados a preservar o recuperar la salud del ser humano. Para la consecución de sus fines, la medicina se sustenta en una serie de procedimientos: diagnóstico, que consiste en la recta identificación de los problemas que aquejan al paciente; tratamiento, que consiste en las disposiciones a tomar para aliviar las enfermedades, tratando de alcanzar la curación, y finalmente, la prevención, que consiste en las disposiciones tomadas para evitar males posibles. Por consiguiente, la práctica de la medicina tiene por meta primaria la preservación o el restablecimiento de la salud de las personas, entendida como el estado de bienestar biológico, psicológico y social de los individuos. No obstante, el alcance de la ciencia médica excede este objetivo principal y se dirige también a la promoción de la salud (educación de las personas en sí mismas y de la población general, con mayor relevancia en aquellos habitantes con mayor riesgo) y a la tarea de asistencia de aquellos individuos en quienes no es posible la recuperación de la salud, como ocurre con los enfermos terminales o los discapacitados graves.

Desde tiempos inmemoriales todas las civilizaciones han albergado individuos destinados al acopio de sabiduría en lo que respecta al cuidado de la salud. No obstante, la medicina occidental se arraiga en la Grecia clásica, reconociendo en algunas de las prácticas allí efectuadas al germen de la tradición médica actual. Así, merece ser destacada la figura de Hipócrates, a quien se le atribuye una compilación de tratados que versan sobre la ética medica, la dietética, la medicina interna, la anatomía, etc. También es importante la figura de Galeno, de quien se dice que logró aportes tales como la explicación del funcionamiento de las arterias del riñón, de la vejiga, las válvulas del corazón, etc.; también estudió enfermedades y se abocó a la preparación de fármacos.

El conocimiento de la civilización griega tendrá notable influencia en la Edad Media. En este sentido, se destaca el gran aporte de los pueblos árabes, que difundieron conceptos del acto médico adquiridos en Oriente Medio durante la ocupación de estas naciones en Europa. Con posterioridad, ya en el Renacimiento, se agregan importantes aportes en lo concerniente a la anatomía, en especial de la mano de Vesalio. No obstante, es en el siglo XIX cuando la medicina va adquiriendo los rasgos que se observan hoy en día, en la medida en que se establece la teoría celular, aparece la idea de evolución y se comienza a usar la anestesia. Ya en el siglo XX se realizan transfusiones sin peligro, se implementa la utilización de electroencefalogramas, electrocardiogramas y se introduce la genética. Los grandes aportes realizados en la edad contemporánea han sido fundamentalmente la utilización de antibióticos, la disponibilidad de las técnicas de diagnóstico por imágenes (desde las primeras pruebas radiológicas en 1895 hasta los modernos recursos de resonancia magnética o tomografía computarizada) y la anestesiología, que permitió cirugías más seguras, indoloras y con éxito terapéutico.

El continuo desarrollo de la medicina ha permitido que la expectativa de vida humana aumente considerablemente y sin cesar. Empero, todavía es todo un desafío que todos sus beneficios sean completamente accesibles al conjunto de la población sin importar las circunstancias socioeconómicas. En efecto, la mayor parte de los casos de morbilidad y mortalidad en los países más pobres, con especial repercusión en los niños, está representada por enfermedades transmisibles y evitables mediante inversión en salud pública, como ocurre con las infecciones respiratorias y gastrointestinales, las parasitosis y la desnutrición. Por otra parte, en los países industrializados también se verifica una contracción de los recursos económicos destinados a la salud, que encontró su marco institucional en la denominada “medicina basada en la evidencia”, en la cual se intenta una racionalización financiera de la salud pública. En el caso de naciones con una situación económica intermedia, como ocurre en muchos países de América Latina, se combinan ambos factores, por lo cual el ejercicio de la medicina se ha convertido en un motivo de debate en el que interactúan la necesidad ética y profesional de la asistencia a los enfermos y la escasa disponibilidad de recursos para satisfacer con equidad las necesidades globales de toda la población vulnerable.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"