Definición ABC » Ciencia » Insulina

+

Definición de Insulina



La insulina es un tipo de hormona que genera el organismo y del que mucho se escucha hablar pero poco se sabe. Insulina es hoy en día un término muy escuchado debido al aumento de la presencia de diabetes en gran parte de la población mundial. Esta enfermedad supone una ausencia o falta de insulina, por lo cual la misma debe inyectarse de manera externa. La insulina tiene que ver con el metabolismo, por lo cual su ausencia puede generar aumento de peso y otros problemas colaterales relacionados con la circulación de la sangre, la vista, etc.

Científicamente, se debe señalar que la insulina es una hormona proteica o polipeptídica ya que está compuesta por 51 aminoácidos. La insulina es producida en el interior del organismo, más exactamente por el páncreas, órgano que la secreta a partir del trabajo de cúmulos de células conocidos como islotes pancreáticos. En este primer estado, no podemos hablar de la insulina completa ya que su forma final la adquiere al ser modificada por el aparato de Golgi, dentro de las células. En este lugar es donde la insulina obtiene su forma final ya que se desecha una porción de la forma original y se unen químicamente aquellas útiles.

Cuando hablamos de falta de insulina o de presencia de la misma en una cantidad limitada, debemos hablar entonces de la diabetes. Esta enfermedad es producida por la falta de insulina y es un trastorno metabólico ya que tiene que ver con la incorrecta absorción de los nutrientes de los alimentos, especialmente de los carbohidratos y azúcares. Al no ser estos alimentos asimilados correctamente por el organismo, el mismo comienza a deteriorarse y pueden presentarse síntomas como constante apetito, aumento de peso, problemas de circulación sanguínea, etc. Debido a que la insulina permite la síntesis de los triglicéridos y de los azúcares o glucosas, la baja proporción de insulina en sangre hace que estos nutrientes no puedan ser fácilmente utilizados por el organismo, depositándose y causando severos problemas en varios órganos.

Hay diferentes tipos de diabetes, algunas de ellas (las más graves) requieren una constante y periódica inyección de insulina en sangre que permite que el organismo asimile la hormona en cuestión y pueda funcionar relativamente bien.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"