Definición ABC » Ciencia » Energía

+

Definición de Energía



La energía es la capacidad de producir algún tipo de trabajo o poner algo en movimiento. Si bien el término puede definirse desde una variedad amplia de enfoques, lo cierto es que todos ellos guardan algún tipo de relación con la definición provista. La energía es un tópico de enorme relevancia para la actividad humana, en la medida en que permite el desarrollo de la vida en la tierra y sostiene la actividad económica.

La fuente de energía más importante para el hombre lo constituye el sol. Así es gracias a la luz solar que los vegetales pueden, a través de células especialmente diseñadas para esa tarea, tomar energía y producir su propio alimento que deriva en la producción de oxígeno. Así vistos los hechos, los vegetales también constituyen la primera fuente de energía de la cadena alimenticia, en la medida en que sirven para nutrir a los herbívoros, y desde allí, a todo el resto de los seres vivos, incluidos los carroñeros. En efecto, la energía aportada por el sol en forma de luz (fotones o energía lumínica) es transformada por los vegetales en energía química, almacenada en los nutrientes. Esta energía es a su vez liberada como energía calórica por los animales.

Vale señalar que, para las actividades de producción de bienes y servicios también es importante el requerimiento de fuentes de energía. Es por ello que la explotación de recursos energéticos tiene una enorme importancia estratégica, porque es la base sobre la que se pone en funcionamiento toda la economía. Las principales fuentes de energía en este sentido lo constituyen los hidrocarburos, que son compuesto orgánicos que se conforman por hidrógeno y carbono; así, el gas natural y el petróleo son indispensables para que la actividad humana se desarrolle en nuestros días. Resulta de interés señalar que estos productos se han originado a partir de un lento y progresivo proceso que tuvo como punto de partida a seres vivos, motivo por lo cual se los conoce como “combustibles fósiles”. En términos estrictos y recordando el párrafo previo, la energía contenida en estos productos no deja de ser también originada en el sol, aunque hace miles de años.

Uno de los principales problemas en la actualidad que aguardan su solución es la necesidad de extraer energía de nuevas fuentes. Una posible respuesta la ofreció por mucho tiempo la energía nuclear, pero su costo y los peligrosos accidentes asociados a ella actuaron en detrimento de esta posibilidad. Otras variantes para generar energía pueden ser el uso del viento, de las mareas, del calor de la tierra, del los ríos, etc. En el caso particular de la propulsión por el aire en movimiento, conocido como energía eólica, se conoce desde antaño en el marco del uso de molinos con los más variados fines. En la actualidad, es posible obtener grandes alícuotas de energía con este recurso, si bien se encuentra limitado a zonas ventosas. Por otra parte, el movimiento de las aguas (ya sea por medio de las mareas o de la actividad de los ríos) representa un recurso de gran interés por su limpieza y su característica ecológica, aunque puede depender en gran medida de factores climáticos y del caudal de los cursos de agua involucrados en el proceso. La utilización de celdas solares para acumular energía en forma directa a partir de los fotones del sol es una posibilidad notable, si bien se admite que se requiere una gran cantidad de celdas para lograr este efecto aún para pequeños consumidores. Finalmente, algunas vías alternativas, como la dendroenergía (obtenida del desecho de la madera), la energía geotérmica (a partir del calor de la Tierra) y la bioenergía (como el gas producido por cepas determinadas de bacterias) son una puerta de esperanza para la generación de energía. En el futuro se apreciarán nuevas posibilidades con respecto a este tema.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"