Definición ABC » Ciencia » Calcio

+

Definición de Calcio



El calcio es aquel elemento químico metálico de color blanco o gris, el cual, en combinación con el oxígeno forma la cal y resulta ser indispensable para la correcta formación de los huesos, conchas y espinas. El símbolo que lo representa es el ca y su número atómico el 20.

Al calcio lo podemos encontrar con abundancia en la corteza de la tierra y suele presentarse en forma de sulfato, como ser el yeso o carbonato, tal como la calcita.

El químico británico Humphry Davy ha sido el responsable de su descubrimiento en el año 1808; a través de la electrólisis de una amalgama de mercurio y cal es que Davy llegó al mismo, en tanto, por muchísimos años más, hasta aproximadamente comienzos del siglo pasado, al calcio únicamente se lo podía obtener en los laboratorios.

Asimismo, el calcio es un componente importantísimo y fundamental en la mayor parte de los seres vivos, especialmente en los huesos, en los dientes, los caparazones y en varias estructuras vegetales.

Cuando el calcio arde formará óxido de calcio y nitruro, en tanto, ante una situación de humedad ambiental reaccionará formando hidróxido y mientras se encuentra en contacto con el agua, desprenderá hidrógeno.
Entre las aplicaciones que encuentra el calcio se cuentan las siguientes: reductor en cuanto a la extracción de otros metales como el uranio, el circonio y el torio; desoxidante o descarburizador para aleaciones, ya sean ferrosas o no ferrosas; agente de aleación empleado para la producción de aluminio, cobre, plomo, magnesio, entre otros.

En los organismos, el calcio aparece como ion calcio o bien como parte de otras moléculas, estos iones de calcio se ocuparán de regular la contracción muscular, junto al sodio y potasio, y tendrán participación en el metabolismo del glucógeno.

El calcio esquelético, que es aquel que se almacena en los huesos, participa en buena parte de las actividades metabólicas, se ubica en el extremo de los huesos más largos, aunque se movilizará con el objetivo de satisfacer las demandas de crecimiento. Los seres humanos tenemos siempre una reserva de calcio que podrá ir in crescendo gracias a la dieta, por ejemplo, una dieta rica en alimentos que contienen calcio. Cuando por el contrario dicha reserva no existe, el calcio se sustraerá de la reserva de los huesos, situación que complicará y acarreará problemas en la estructura ósea.

Por otra parte, cuando al calcio se lo combina con el oxígeno esto da lugar a la formación de la cal, compuesto ampliamente empleado a instancias de las construcciones de edificios, casas, complejos, entre otros.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"